Caperucita roja

Caperucita roja

Caperucita roja

Caperucita roja

El cuento y su historia

Perrault fue el primero en escribir ‘Caperucita roja’, pero el final trágico de su versión generó ciertos cuestionamientos sobre su verdadero origen folclórico. La versión más conocida actualmente está basada en la de los hermanos Grimm. Trata sobre una niña llamada Caperucita Roja por la capa que siempre llevaba puesta. La niña caminaba por el bosque para llevarle comida a su abuela. Un lobo (a veces identificado como el gran lobo malvado) quiere comer a caperucita pero tiene miedo de hacerlo en público. Entonces se le acerca y ella le cuenta adónde estaba yendo. El lobo le sugiere que recoja algunas flores, cosa a la que accede. Mientras tanto, él se va a la casa de la abuela y entra haciéndose pasar por caperucita. Luego se come a la abuela y espera a la niña disfrazado de abuela. Cuando la niña llega el lobo se la come. Un guardián, sin embargo, llega al rescate y abre el estómago del lobo, de donde salen ilesas caperucita y su abuela. Luego llenan el estómago del lobo con piedras y eso lo termina matando.

El cuento hace un claro contraste entre el mundo seguro de la aldea y los peligros del bosque, antítesis convencional que es esencialmente medieval, aunque no hay versiones tan antiguas como esa. También es un relato de fuerte moralidad que les enseña a los niños el camino correcto.

El tema del lobo feroz y de la criatura liberada ilesa de su estómago se refleja en el cuento ruso ‘Pedro y el lobo’ y en otro cuento de los Grimm llamado ‘El lobo y los siete niños’, pero su tema general de la restauración es tan viejo como Jonás y la ballena.

Antes de Perrault

Los orígenes de Caperucita Roja pueden rastrearse hasta versiones orales de varios países europeos y es posible que derive de relatos del siglo XVII –muchos de ellos muy distintos de la historia actualmente conocida- que se inspiraron en la versión de los Grimm. En el siglo XIV la historia se contaba en Italia y Francia, donde existen varias versiones que incluyen a ‘La finta nonna’ (La falsa abuela).

Estas variantes antiguas del cuento difieren de la versión actualmente conocida en varias maneras. El antagonista no siempre es un lobo, a veces es un ogro o un ‘bzou’ (hombrelobo), lo cual daba importancia a estas historias en los juicios del momento a ‘hombres-lobo’. En el cuento francés ‘La historia de la abuela’ el villano es un bzou, una especie de hombrelobo.

El lobo generalmente dejaba que la niña comiera la sangre y carne de la abuela, convirtiéndola en una caníbal involuntaria. También, una vez que la niña está en la cama con el lobo ella ve su disfraz e intenta escapar diciendo que tiene que ir añ baño. el lobo la deja ir pero la ata a una cuerda para que no se escape. sin embargo, la joven se desata y logra escapar.

Caperucita roja

Caperucita roja

En estas historias ella escapa sin ayuda de ninguna figura masculina o adulta, utiliza su propio ingenio. La figura del cazador/leñador, añadida después, limitaría a la niña a un rol meramente pasivo. Esto ha llevado a críticas a la historia que terminaron por cambiar para ‘poner a la mujer en su lugar’, esto es, dependientes de la ayuda de un ser físicamente superior que las salve.

Los nombres de Caperucita Roja en otras culturas son:

  • Alemania: Rotkappchen
  • Finlandia: Punahikka
  • Francia: Le petit Chaperon rouge
  • España: Caperucita Roja
  • Italia: Capuccetto Rosso
  • Portugal: Capuchinho Vermelho
  • Holanda: Roodkapje
  • Suecia: Rodluvan
  • Eslovenia: Cervena ciapocka
  • República Checa: Cervená karkulka

Charles Perrault

La versión impresa más antigua se llama ‘Le petit chaperon rouge’ y tiene su origen en el folclore francés del siglo XVII. Estaba incluida en la colección de ‘Cuentos e Historias del Pasado con Moralejas. Cuentos de la Madre Ganso’ de 1697, escritas por Charles Perrault. Como el título implica, esta versión es más siniestra y moralizante que las posteriores.

La historia tenía como protagonista a ‘una joven dama atractiva  y educada’, una niña de un pueblo que fue engañada por un lobo a quien le da la información necesaria para encontrar la casa de su abuela y comérsela sin ser detectado por los leñadores que trabajaban en el bosque. Luego comenzó a tramar una trampa para atrapar a Caperucita, que termina por ser devorada por el lobo y la historia terminaba así. No hay final feliz, el lobo surge como el vencedor del encuentro.

Charles Perrault explica la moraleja al final para que no quede lugar a dudas sobre su significado:

‘De esta historia una aprende que los niños, especialmente las jóvenes bellos, corteses y educados, hacen muy mal en escuchar a extraños. Si se los escucha, el lobo encontrará su cena. Y digo lobo porque hay de varios tipos; hay una clase cuya disposición es amable –ni ruidosa ni odiosa o iracunda, sino dócil y gentil- y siguen a las doncellas por las calles, incluso hasta sus casas. ¿Quién no sabe que estos gentiles lobos son las criaturas más peligrosas de todas?’

En esta versión el cuento fue adaptado por la cultura de salón francesa del siglo XVII para una audiencia totalmente distinta a la que tenía antes, y se convirtió en una dura moralidad que advierte a las mujeres sobre los avances de los hombres.

admin


Escribe tu comentario

Por favor, escriba un comentario sobre el tema.