Poderes de hombres-lobo

Poderes de hombres-lobo

Poderes de hombres-lobo

Poderes de hombres-lobo

Los hombres-lobo suelen ser retratados como seres de extraordinaria fuerza, comparable a la de una docena de hombres. También heredan de su condición la visión nocturna y un excelente sentido del olfato.

Los hombres-lobo son inmunes al envejecimiento y a la mayor parte de las enfermedades físicas a causa de la constante regeneración de sus tejidos físicos. Por lo tanto, son virtualmente inmortales. Sin embargo, tienen que regresar a la forma humana y entonces se ven sujetos a las mismas reglas que el resto de los hombres.

Aunque se conviertan en un verdadero lobo, existen algunas pruebas de que los hombres-lobo retienen suficiente conocimiento como para ser conscientes de sus matanzas; entre ellas se cuentan el reconocimiento de víctimas, la evasión de trampas, etc.

Poderes de hombres-lobo

Poderes de hombres-lobo

La metamorfosis

El cronista medieval Gervasio de Tilbury asoció la transformación con la luna llena, pero este concepto rara vez se vio asociado con el hombre-lobo hasta que la idea fue tomada por los escritores de ficción.

Cuando ocurre el cambio de humano en bestia, sus rasgos se vuelven borrosos, el cuerpo y las palmas de su mano se cubren de pelo, los ojos enrojecen y brillan, la nariz se agranda, la boca se llena de saliva, el discurso es reemplazado por sonidos guturales y adopta una posición en cuatro patas.

Sus sentidos se agudizan y la habilidad para encontrar a sus presas también. La manera usual en que un hombre-lobo mata a sus víctima es mordiendo la yugular de su víctima.

Se creía que en la Edad Media la piel del hombre-lobo estaba debajo de la piel humana y cambiaban de lugar cuando ocurría la transformación. La idea de la piel reversible es muy antigua: ‘versipellis’ es un insulto en Petronio, Luciano y Plauto y se parece al nórdico ‘hamramrr’.

Job Fincelius cuenta la triste historia de un granjero de Pavia que, en forma de lobo, atacó a muchos hombres y los mató. Luego de mucho trabajo fue atrapado y luego aseguró a sus captores que la única diferencia entre un lobo natural y él, era que el lobo tenía su pelaje por fuera mientras que el de él creía por dentro. Para comprobar esto, los magistrados le cortaron sus brazos y piernas, tras lo cual el pobre hombre murió desangrado. Esto ocurrió en 1541.

admin

5 (100%) 1 vote

Escribe tu comentario

Por favor, escriba un comentario sobre el tema.